sábado, 29 de diciembre de 2018

Guía para la elaboración de rúbricas

Una rúbrica es un conjunto de criterios y estándares, generalmente relacionado con los objetivos de aprendizaje. Evaluar un nivel de desempeño o una tarea se trata de una herramienta de calificación utilizada para realizar evaluaciones objetivas; un conjunto de criterios y estándares ligados a los objetivos de aprendizaje usados para evaluar la actuación de alumnos en la creación de artículos, proyectos, ensayos y otras tareas. Las rúbricas permiten estandarizar la evaluación de acuerdo con criterios específicos, haciendo la calificación más simple y transparente.

La rúbrica es un intento de delinear criterios de evaluación consistentes. Permite que profesores y estudiantes, por igual, evalúen criterios complejos y objetivos, además de proveer un marco de autoevaluación, reflexión y revisión por pares. Intenta conseguir una evaluación justa y acertada, fomentar el entendimiento e indicar una manera de proceder con el aprendizaje/enseñanza consecuente. Esta integración de actuación y retroalimentación se denomina evaluación en marcha. Incrementalmente, instructores que se basan en rúbricas para evaluar al desempeño de sus alumnos, tienden a compartir la rúbrica al momento de la evaluación. Adicionalmente, para ayudar a los alumnos a entender cómo las tareas se relacionan con el contenido del curso, una rúbrica compartida puede aumentar la autoridad del alumno en el aula.


El desempeño docente y la relación Enseñanza-Aprendizaje



Fases de la enseñanza estratégica


Diferencias de los modelos pedagógicos y andragógicos


Tipos de evaluación para el aprendizaje
Evaluación formativa
La evaluación formativa se basa en un proceso de evaluación continuo que ocurre durante la enseñanza y el aprendizaje, basado en la búsqueda e interpretación de evidencia acerca del logro de los estudiantes respecto a una meta. Esto permite que el docente pueda identificar dónde se encuentran los aprendices, conocer qué dificultades enfrentan en su proceso de aprendizaje y determinar qué es lo que sigue y hacia dónde deben dirigirse para cerrar la brecha entre el conocimiento actual y las metas esperadas y cuál es el mejor modo de llegar hasta ahí.

Práctica evaluativa
“Interpretación mediante pruebas, medidas y criterios, de los resultados alcanzados por alumnos, profesor y proceso de enseñanza-aprendizaje en la ejecución pormenorizada de la programación” (G.Halcones, 1999. Pag. 11).

En las definiciones anteriores constituye un aspecto esencial común la valoración sobre los logros en el aprendizaje sin embargo no en todos se le presta atención a la función del profesor y del alumnos en este proceso.

Utilizando un concepto híbrido, G. Hancones 2005 define evaluación como:

“Proceso por medio del cual los profesores buscan y usa información procedente de diversas fuentes para llegar a un juicio de valor sobre el alumno o sistema de enseñanza en general o sobre alguna faceta particular del mismo”.

Concepto que el autor asume por la importancia de los términos: información, fuentes, juicio de valor, alumno o sistema de enseñanza que para la investigación que se realiza pretende que los alumnos participen en el proceso de aprendizaje y que ellos también evalúen lo aprendido junto con el profesor.

En correspondencia con este enfoque y dando atención a la participación de los alumnos en el proceso de evaluación el Ministerio de Educación. 2005 plantea que:

La evaluación debe lograrse en una nueva forma de trabajo pedagógico, que tiene por centro la actividad de los alumnos, sus características y sus conocimientos y experiencias previas. Y para ello se necesita centrar el trabajo pedagógico en el aprendizaje más que en la enseñanza lo que exige desarrollar estrategias evaluativas diferentes y adaptadas a los distintos ritmos y estilos de aprendizaje de los alumnos.

Consideraciones sobre las prácticas educativas
Tradicionalmente, la evaluación se ha revelado como función controladora, teniendo un carácter unidireccional, desde el profesor al alumno, lo que convierte a los alumnos en objetos de evaluación más que en sujetos activos, partícipes de su proceso de aprendizaje.

Con las Reformas Educacionales que se están desarrollando en el país se busca trascender de dicha función controladora a un proceso en el que todos participan. Se persigue principalmente seleccionar o crear estrategias destinadas a mejorar las competencias y habilidades comunicativas y creativas definidas por el profesor y el alumno previamente.

Entonces, las prácticas evaluativas auténticas tienen que centrarse más en los procesos que en los productos y deben tener en consideración las condiciones que acompañan el aprendizaje tales como el entorno cultural, familiar, social y las experiencias previas de los alumnos.

En cuanto a la base normativa que impulsa estos cambios de la evaluación en nuestro país, se encuentra el perfil del profesional y los planes de estudio que constituyen el marco de referencia para la elaboración de los nuevos planes y programas de estudio, los que consideran aspectos conceptuales, procedimentales y actitudinales que se espera que los alumnos desarrollen y son necesarios evaluar.

Las nuevas formas de producir, comunicarse y organizarse de la sociedad exigen del sistema educacional formar a los alumnos con mayores capacidades de abstracción, de elaboración del conocimiento y de pensar en sistemas; con superiores capacidades de experimentar y de aprender a aprender; de comunicarse y de trabajar colaborativamente; con más y mejores capacidades de resolución de problemas, de manejo de la incertidumbre y adaptación al cambio.

La reforma educativa propone una redefinición del qué enseñar, lo cual “ha modificado lo sustantivo del currículo obligando a re-examinar el proceso de enseñanza-aprendizaje, centrándose en el protagonismo de los alumnos, en la elaboración de sus propios conocimientos, más que en el profesor como tradicionalmente ocurría. Estos cambios de enfoque implican, necesariamente, variar no sólo en la forma como enseñamos, sino también como evaluamos a nuestros alumnos” (G. Halcones 2006)

Evaluación andragógica
Andragogía. Dirigido a mayores de edad. Pueden tomar sus propias decisiones. No aceptan obligatoriamente las enseñanzas impartidas. La pueden cuestionar y mejorar. La mayoría solo está ahí si se siente cómodo. La memorización no es lo importante, sino saber dónde se encuentra la información y como utilizarla. La mayor parte del conocimiento viene de la investigación de la realidad en los diferentes campos de las ciencias. Se califican principalmente las actividades grupales. No se castiga lo negativo, se reflexiona y se utiliza como un medio de aprendizaje. No se amenaza a ningún estudiante. No se premia ningún modelo establecido. No existe profesor o docente, se elimina este concepto y pasa a llamarse facilitador se iguala al estudiante, es su amigo, su consejero. El estudiante no tiene tiempo que perder, en su mayoría tienen familia y trabajo que atender, solo está ahí motivado porque el conocimiento le ayudará inmediatamente en su desarrollo personal y su aplicación en lo económico. Si falla no pasa nada, todos sus compañeros lo ayudarán, existe mucha colaboración voluntaria e integración. Como adultos son tolerantes y comprensivos no requieren vigilancia o supervisión. Cada uno tiene capacidades diferentes y con sus actividades el grupo aprende y el facilitador también. Todos se sienten apreciados y se establecen fuertes lazos de amistad. Se realiza mucho trabajo no presencial y los adultos aprenden a investigar y realizar trabajos que luego presentan en grupos para conocimiento de todos. La utilización de pupitres no corresponde, deben ser mesas y sillas para trabajo en grupos. No existe una tarima para dictar cátedra.El facilitador se debe ubicar en un lugar secundario que no interrumpa o distraiga las actividades de aprendizaje. Todos se muestran atentos e interesados y desean participar activamente.No se requiere de dinámicas para integrarlos,desestresarlos o estimularlos. Es un sistema de enseñanza voluntario.

Magíster José Oñate B. Especialista en Andragogía

La teoría de Knowles establece seis supuestos relacionados con la motivación en el aprendizaje de adultos:

Necesidad de saber. Los adultos necesitan conocer la razón por la que se aprende algo.
Autoconcepto del individuo.Los adultos necesitan ser responsables por sus decisiones en términos de educación, e involucrarse en la planeación y evaluación de su instrucción.
Experiencia previa. (incluyendo el error) provee la base para las actividades de aprendizaje.
Prontitud en aprender. Los adultos están más interesados en temas de aprendizaje que tienen relevancia inmediata con sus trabajos o con su vida personal.
Orientación para el aprendizaje. El aprendizaje de adultos está centrado en la problemática de la situación, más que en los contenidos.
Motivación para aprender. Los adultos responden mejor a motivadores internos que a motivadores externos.

En Colombia Carlos Vasco reeditó el concepto en el sentido de la necesidad de incluir a los adultos en la educación. Felipe Garcés insiste en que el concepto de Andragogía no es adecuado porque solo hace alusión a los varones. Garcés propone el concepto de Antropogogía, en tanto esta palabra recurre al griego (Ανθρωπος, ου) 'antropos', que alude a la humanidad y no sólo al varón.

Ernesto Yturralde Tagle en contra-posición al cambio de término mencionado por Garcés, manifiesta que Andragogía es el adecuado, ya que alude conceptualmente al hombre como sinónimo de ser humano. Yturralde sostiene que la Andragogía es "la ciencia y el arte de instruir y educar permanentemente al ser humano, en cualquier período de su desarrollo psico-biológico y en función de su vida natural, ergológica y social" como lo planteara Félix Adam en 1977.

Carlos Wagner, Facilitador ecuatoriano define a la Andragogía como el proceso sistemático de aprendizaje cognitivo, significativo y emocional de un adulto para beneficio personal y de la empresa en donde trabaje.

Los apoyos de la Andragogía en las actividades del ser humano son innumerables. Hay autores que la mencionan como una estrategia a considerar en el proceso de enseñanza universitaria y, por supuesto, en los procesos de capacitación en las empresas, debido a su particularidad de primero entender las necesidades de los participantes en un proceso de enseñanza-aprendizaje y luego tomarlas en cuenta al momento de diseñar los contenidos y las estrategias de interacción Maestro-Estudiante-Contenidos.

Semejanzas:
Ambos se aplica metodologías de enseñanza y aprendizaje.
Las dos ciencias se tienen el mismo objetivo que es la educación del ser humano.
Busca innovaciones en el proceso educativo para lograr un aprendizaje mas integral y significativo.
En el proceso educativo las dos ciencias hacen de los mismos elementos: estudiante, objetivo de la educación, el ambiente donde se desarrolla el acto educativo.
Ambas se fundamentan en ideas, principios, hipótesis, definiciones, conceptos, modelos y teorías.
Este sistema se comenzó a implementar antes de 1960 en Europa y posteriormente en EEUU.




Suscribite al Blog y recibe Noticias por E-mail!

Introduce tu E-mail:

Entregado por FeedBurner