sábado, 20 de abril de 2013

Las redes sociales y su aplicación en la educación


Introducción

Las redes sociales se han incorporado de manera importante a la vida de los seres humanos, de modo que se encuentran presentes prácticamente en todos los ámbitos. Incluso aquellas personas que no emplean un equipo de cómputo, al menos, han escuchado hablar de ellas.

Algunos de los principales espacios en los que han tenido una influencia preponderante, son: comunicación organizacional, difusión de proyectos, mercadotecnia, publicidad, comercio y relaciones interpersonales; entre otros.

Los beneficios para aquellos que forman parte de las redes sociales son varios, entre ellos se encuentran aspectos de suma importancia para el ser humano, como pertenecer a un grupo con el que se tiene afinidad, hacer o renovar amistades, y en lo laboral, colaborar y compartir conocimientos, así como buscar trabajo, promoviendo los conocimientos y habilidades con los que se cuenta (Porrúa, 2009).

A lo largo del presente artículo se busca dar un panorama general sobre las redes sociales. Se abordará su antecedente que es la web 2.0, la situación actual de las mismas -a nivel mundial, Latinoamérica, y en nuestro país- y se pondrá especial énfasis en su influencia sobre la educación.

Web 2.0

Para hablar de redes sociales es conveniente iniciar por recordar dos términos que ya tienen varios años de haberse acuñado, la World Wide Web y la Web 2.0.

En 1991, Tim Berners Lee planteó los fundamentos de la World Wide Web, entre ellos el hipertexto y el navegador web (Lozada, 2010:6).

La web en su forma original proporcionaba información, pero no facilitaba la participación del usuario, volvía a este en un consumidor de lo que se le ofrecía; sin embargo, el gran valor de esta primera versión de la web, fue la distribución de la información hasta lugares en los que de otro modo sería difícil que pudiera llegar.

Más tarde, una de las primeras evoluciones que presentó la web, fue precisamente el cambio de rol del usuario. Este pasó de ser consumidor a un consumidor-productor de información. El papel del usuario se ha vuelto más activo, este ya no se conforma con la consulta, sino que genera información en muchos formatos y entornos.

Esta siguiente generación se ha basado en las comunidades de usuarios, en la interacción entre los mismos, en la participación para todos, y ya no existe un experto -técnico y en contenidos- que sea el único con la posibilidad de publicar información (Lozada, 2010:12). En resumen, el usuario toma el papel principal.
Publicar un comentario en la entrada